Los cultivos de servicio, anteriormente llamados cultivos de cobertura, mejoran la infiltración del suelo, conservan el agua, reducen malezas e incrementan los rindes de los cultivos posteriores.